San José, Costa Rica, since 1956
Space Ticos

De San Antonio de Desamparados a las estrellas: hermanos costarricenses brillan en la NASA

We are pleased offer this story in translation. Read the original story in English, published Monday, March 13.

¿Cómo te pones en contacto con dos técnicos veteranos de la NASA que fueron criados y educados en el sistema de educación pública de Costa Rica y han contribuido a algunas de las misiones espaciales más importante del último cuarto de siglo?

En mi caso, fue por un viaje de vacaciones a Punta Leona y un leve accidente que tuvo mi padre mientras buceaba en Playa Blanca.

Después de recibir primeros auxilios por parte de los salvavidas de Punta Leona decidimos ir a Quebrada Ganado, un poblado cercano, a comprar algunas cremas y vendajes adicionales.  Después de salir de la farmacia fuimos a almorzar a una soda.  Mientras esperábamos los casados, una simpática señora se me acercó con gran curiosidad y me preguntó “¿Usted trabaja para la NASA?”  Había visto una calcomanía de la NASA en un carro estacionado afuera y quería saber si de casualidad era mío.

Sí lo era. Le dije que colaboro con NASA, con Jeannette Benavides, con la compañía Ad Astra Rocket y otras organizaciones para promover proyectos educacionales orientados a jóvenes interesados en ciencias espaciales.  Muy orgullosa me dijo que dos de sus hijos trabajan en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California y que había visto varios lanzamientos de cohetes personalmente.

Estaba intrigado y un poco confundido ya que nunca había oído hablar de estos dos hombres, a pesar de haber escrito anteriormente sobre ticos en la NASA.  Pero gracias a este encuentro casual con una orgullosa mamá, Claudia Fernández Oreamuno, mi lista activa de costarricenses que han dejado huella en la NASA tiene dos distinguidos nombres más: Alejandro (Alex) y Joseph Mora.

Las misiones con las cuales han contribuido los hermanos Mora son como una enciclopedia de las misiones espaciales más exitosas de la NASA en las últimas dos décadas.  La lista incluye la sonda espacial Cassini, la cual orbita alrededor de Saturno; los telescopios espaciales Chandra y James Webb, la sonda espacial Dawn la cual orbita el planeta enano Ceres y los muy famosos Mars Exploration Rovers.  Podemos decir, sin temor a exagerar, que hay huellas costarricenses en todo nuestro sistema solar.

Joseph y Alejandro (Alex) Mora nacieron en Rahway, New Jersey en 1966 y 1967 respectivamente, de padres costarricenses. La familia regresó a Costa Rica en 1971.  Los muchachos Mora estudiaron en la Escuela República de Panamá y en el Liceo San Antonio, en el cantón de Desamparados, en San José.

“Siempre me fascinaron las aeronaves y vuelos espaciales.  Crecí en Costa Rica durante una época en la que ir al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría a ver aviones despegar era un premio.  Leer sobre el Transbordador Espacial era algo soñado; las paredes de mi cuarto estaban llenas de fotos que conseguía en revistas y periódicos,” recuerda Alejandro.

En 1986, la familia Mora regresó a los Estados Unidos y se establecieron en North Hollywood, California. Joe se había graduado del colegio en Costa Rica, pero Alex lo hizo en California.  Alex se enlistó en la Fuerza Aérea y se entrenó como mecánico de motores de jet, mientras que Joe trabajó durante 16 años en la industria de aviones comerciales como técnico de reparación estructural.  Ambas carreras los llevarían a la NASA.

“Conseguí un trabajo en una firma aeroespacial, Marquardt Company, la cual construye motores de cohetes para usos espaciales, como sondas, satélites y sistemas para el Transbordador,” nos cuenta Alex.

“Periódicamente nos asignaban clientes los cuales requerían reparaciones o mantenimiento de equipos.  Fue en una de estas ocasiones que me enviaron al Centro Espacial Kennedy para dar mantenimiento al Sistema de Control de Reacción del Transbordador.  Estaba impresionado; poder ver al fin nuestros motores incluidos en un equipo que pronto iría al espacio fue uno de los momentos más trascendentales de mi vida.  Cuando se presentó la oportunidad de un puesto en el Laboratorio de Propulsión de Chorro de la NASA, no lo pensé dos veces para unirme al equipo,” el dijo.

Alejandro Mora con tres generaciones de Mars Rovers.

(Cortesía de Alex Mora)

En octubre de 2018, el Telescopio espacial James Webb de la NASA será puesto en órbita en el Puerto Espacial Europeo en la Guyana Francesa.  Este telescopio es el sucesor del Hubble y uno de sus tareas será estudiar los exoplanetas (planetas que orbitan estrellas fuera de nuestro sistema).  Conforme llevaba a cabo mis entrevistas, Joe y Alex me comentaron lo ocupados que han estado últimamente alistando el nuevo telescopio para la fecha de lanzamiento.

Si en realidad existe vida en otros sistemas solares, el telescopio James Webb será una herramienta clave para ayudarnos a confirmarlo.  Conforme exploramos nuestro sistema solar y el universo, deberíamos de tomar un minuto para agradecerle a los hermanos Mora y a todos los técnicos de las agencias espaciales por su grandioso trabajo.

Mi agradecimiento también a su madre por conectar los puntos en una soda del Pacífico Central.  Gracias a nuestra conversación, eventualmente pude conversar con Joe y Alex sobre sus carreras en la NASA.  A continuación, extractos de nuestra conversación.

¿Quién lo inspiró a hacer el tipo de trabajo que hace en la NASA?

AM: Mi papá más que nadie.  Él se inclinaba mucho hacia la mecánica y me enseñó a utilizar herramientas y a como razonar para resolver un problema.  Esto me dio la confianza de optar por el campo de la mecánica de motores de propulsión a chorro, lo cual eventualmente me llevó a la industria aeroespacial.

JM: Se llamaba Rodrigo “Rudy” López Villiers, era mi profesor de Inglés en el colegio [en Costa Rica]; tenía una personalidad muy relajada y estaba dispuesto a hablar con vos sin importar el tema, ya fuera sobre cosas del colegio o de la vida en general.  Siempre nos animó a ser lo mejor que pudiéramos ser, diciéndonos que no era una opción si no una obligación.  Tristemente Rudy murió unos años después de que me vine para los Estados Unidos.  Al día de hoy, todavía me acuerdo de sus palabras de aliento…  han tenido mucho que ver con quién soy hoy.

¿Cuál es su parte favorita de trabajar para la NASA y cuál ha sido la misión favorita en la que ha trabajado?

AM: En mi opinión la mejor parte de trabajar en la NASA/JPL es la diversidad del trabajo.  No hay dos proyectos idénticos.  No solo somos parte del desarrollo de tecnología de punta, pero también la vemos implementada en las misiones y eventualmente, en la vida diaria.  Hasta ahora mi misión favorita ha sido el Laboratorio Científico de Marte.

JM: ¡Todo!  Participo y colaboro en experimentos, trabajos, diseños, pruebas e instalación de instrumentos y después de algunos meses (la mayoría del tiempo son años), de trabajo duro y mucho esfuerzo, se coloca en la carga útil de un cohete de más de 90 m y lo veo despegar hacia el cielo.  ¡Es una sensación increíble de logro y orgullo!  Además de pensar que todo ese trabajo algún día pueda servir para mejorar la humanidad.

El programa favorito en el que he participado fue la Misión Planck y el Laboratorio Científico de Marte (MSL).  En el MSL, trabajé durante cuatro años en un laboratorio subterráneo en JPL de las 6 a.m. a las 6 p.m., cinco o seis días por semana, tratando de cumplir con todos los plazos para no atrasar a otros equipos que dependían de que yo terminara mi trabajo.  Hay que recordar que Marte está en su punto más cercano a la Tierra cada 22 meses aproximadamente ¡y no te querés perder esa ventana de oportunidad!

Trabajé en las secciones principales de la aeronave (etapa de velocidad constante, etapa de descenso y rover), específicamente los sistemas de fluidos que mantienen los instrumentos y equipos electrónicos a una temperatura estable.  Parte de este trabajo requirió que pasara seis meses en la Estación Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, para reensamblar, probar y almacenar la carga en el cohete para operaciones de despegue.

¿Qué consejo le daría a los jóvenes en Costa Rica para que sigan sus pasos y trabajen como técnicos en la NASA?

AM: Mi consejo sería que no dejen de estudiar, especialmente cursos de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas.  En este tipo de trabajo, un entendimiento sólido de Física y Matemáticas es una gran ventaja. Estén siempre atentos a las oportunidades para crecer.  Como diría mi sabia hermana: “no espere la oportunidad perfecta; hagan que la oportunidades que se les presentan funcionen para ustedes.”

JM: Nunca, nunca, nunca se rindan en alcanzar sus sueños; nunca… sin importar que tan lejano, difícil o inalcanzable parezca, ¡la vida tiene una manera divertida de hacer tus sueños realidad!

Traducido del inglés original para The Tico Times por Sandra Fernández.

Bruce Callow es un canadiense consultor de comunicaciones y educador que reside en Costa Rica desde 1992.  Fue Oficial de Comunicaciones de la Embajada Británica por 9 años.  Miembro del Globe International Scientists’ Network, Bruce colabora con el Dr. Franklin Chang y la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) y hace trabajo de divulgación de educación espacial en nombre de la NASA.

 

Log in to comment