San José, Costa Rica, since 1956
Education

La rebeldía cultural de La Carpio

At the request of La Carpio community leaders, we are presenting this series in translation for Spanish-language readers. Read the original English series, which we published in January, here.

Cuarta parte en una serie de cuatro artículos. Lea la primera parte aquí; la segunda, una entrevista con la líder comunitaria Alicia Avilés, aquí; y la tercera, sobre voluntariado en La Carpio, aquí.

¿Es posible que una sola organización pueda transformar una de las comunidades más peligrosas de Costa Rica? Para muchos costarricenses La Carpio, un precario ubicado en La Uruca, San José, es sinónimo de violencia y crimen. Sin embargo, en el 2011 Alicia Avilés y Maris Stella Fernández se propusieron cambiar este estigma al fundar el Sistema Integral de Formación Artística para la Inclusión Social (SIFAIS). La organización sin fines de lucro busca promover el crecimiento cultural del barrio marginal. En esta serie de cuatro artículos, The Tico Times pretende mostrar como este modelo educativo no tradicional está desafiando los estigmas para ayudar a la comunidad a encontrar un mejor futuro.

Quienes participan del Sistema Integral de Formación Artística para la Inclusión Social (SIFAIS), el innovador programa educativo de la organización está brindando más que talleres y oportunidades a la comunidad marginal: está ayudando a La Carpio a crear un rebeldía pacífica en contra de la sociedad.

La creciente unión entre los voluntarios y ciudadanos de la comunidad ha sido el elemento clave para empoderar a La Carpio en la búsqueda de crear su propia identidad. Karina Hernández, directora de logística de la organización y socióloga, dice que esta rebeldía constructiva comenzó cuando la organización evaluó las necesidades de esta vulnerable comunidad.

“Desde hace año y medio para acá, si hacemos un diagnóstico de si el taller que están impartiendo los voluntarios responde a las necesidades de la comunidad”, le dijo Hernández a The Tico Times.

Ella dice que el programa promueve un crecimiento personal en los miembros de la comunidad a través de sus talleres culturales, deportivos y educativos. Ese crecimiento individual se ha multiplicado paralelo a los objetivos de la organización de buscar mejoras mucho más amplias. Dentro de estas mejoras están la integración de instituciones públicas, la participación de la población y la creación de un sentido de comunidad en La Carpio.

La Orquesta Sinfónica de La Carpio tocó en el Teatro Nacional ubicado en el centro de San José.

(Cortesía SIFAIS)

La integración de La Carpio ha comenzado a generar un ambiente multicultural en donde personas de distintas nacionalidades se han unido.

“La Carpio es una de las comunidades binacionales más grande de Centro América. Hay un porcentaje muy alto de nicaragüenses, aproximadamente un 50.2%. Los rasgos culturales que ahí se desarrollan son muy relacionados a Nicaragua. También hay colombianos, gringos y chinos habitando en La Carpio. Son personas que han sido víctimas de la migración forzada y también hay personas que vienen bajo condición de refugiados”, comentó Hernández.

Como resultado de esta creciente unión, “el acercamiento de las instituciones no se da solo por un interés político, sino que realmente han venido a desarrollar programas dentro de la comunidad que han generado un impacto positivo”, explicó Hernández. Por ejemplo, “Migración no se acercaba [antes] a La Carpio y ya llevaba cuatro sesiones de llevar una ‘Migra Móvil’ donde se le brinda atención migratoria a las personas que tienen algún trámite de indocumentación”.

Lea también: Cambiando paradigmas en La Carpio por medio del voluntariado

En La Cueva de Luz todos disfrutan bailando y brincando por todos lados.

(Cortesía SIFAIS)

Esta continua integración también ha llamado la atención de otras instituciones públicas. En abril del 2016, el Ministerio de Educación Pública (MEP) se unió a SIFAIS con su programa de Educación Abierta. El programa educativo estatal ofrece oportunidades a quienes desertaron del colegio en su adolescencia, les permite reintegrarse al sistema educativo y obtener sus títulos de bachillerato.

El MEP contrató seis profesores por para ofrecer los programas de Educación Abierta en La Carpio que incluyen cursos de estudios sociales, cívica, matemáticas, español, inglés y ciencia, tanto para primaria como para secundaria. El SIFAIS por su parte cubre los gastos de los exámenes del MEP, que tienen un costo aproximado de ₡70,000 por persona. Como resultado, el proceso para obtener el título de bachillerato es completamente gratuito para los residentes de la comunidad.

“El estudiantado es nuestro objetivo. Queremos que las comunidades salgan adelante. Que puedan tener acceso a esta oportunidad. Queremos que se gradúen con la modalidad que quieran porque la estadística de gente que abandona los colegios va en crecento”, comentó Francisca Mena del departamento de Educación Abierta.

Lea también: Conozca a Alicia Avilés, la líder inmigrante y perseverante del crecimiento cultural en La Carpio

Mena y su compañera, la educadora Rocío Arias, mencionaron que han estado profundamente impresionadas por el impacto que SIFAIS ha tenido en La Carpio.

“La educación es transformadora y uno como educador tiene una gran responsabilidad con los niños y los adultos, pero es más difícil con un adulto que está inmerso en una situación de pobreza y SIFAIS ha venido a cambiar eso. Su importancia radica en como logran lo que nadie había logrado en Costa Rica: llevar un modelo de educación integral, diferente, especial”, Arias dijo a The Tico Times.

Tanto Arias como Mena mencionaron que trabajar junto a los voluntarios de SIFAIS ha sido uno de los aspectos peculiares sobre la implementación de la Educación Abierta en La Carpio.

“Nosotros no tenemos profesores voluntarios en el MEP. En Costa Rica no es muy común que un proyecto tan importante y que ha permanecido por tanto tiempo, se lleve a cabo por medio de voluntarios”, dijo Arias.

La Carpio se ha convertido en una comunidad ejemplar y resiliente que ha salido adelante gracias a un modelo cultural no-tradicional.

(Cortesía SIFAIS)

“La cultura es transformadora en poder y cambio…Le ha permitido a La Carpio romper barreras y mostrarle al país que puede ser una comunidad ejemplar”, dijo Hernández. “SIFAIS logra meterse y hacer propuestas hasta un poco arriesgadas en donde la gente diría que eso no va a funcionar. Es un modelo que rompe esquemas y que no cree en las limitaciones y que no cree en los imposibles”.

¿Qué tomaría para que este proyecto sea replicado por todo el país?

Para Hernández eso está muy claro.

“Para que este proyecto pueda ser replicado en Costa Rica se requiere precisamente creer en las capacidades que tenemos nosotros de poder dar al otro”, ella dijo. “Al final, para que este proyecto sea expandible a nivel nacional el costarricense y la costarricense se deben salir de esa zona de confort y dedicar tres horas de trabajo semanal a diferentes procesos o necesidades sociales [del país]”.

Sería un reto sencillo y simple, y, ¿tal vez una resolución para Año Nuevo?

Lea también: Reconstruyendo la comunidad de La Carpio por medio de la educación cultural

Lea más sobre SIFAIS y su trabajo en La Carpio en la página web de la organización.

Contact Elizabeth Lang at elang@ticotimes.net

Log in to comment